Español

Ejercicios, pastillas para perder el peso y el control del estrés

Por el Dr. Tomás Owens

Director del Departamento de Medicina Familiar del INTEGRIS Baptist Medical Center

¿Se ha preguntado alguna vez cuánto tiempo usted puede vivir? La longevidad ha sido calculada hasta los 120 años de vida, pero la expectativa de vida es un concepto diferente que puede ser afectado por diferentes aspectos. James Herbert Blake (1983) dijo “Si yo hubiera sabido que iba a durar tanto, me hubiera cuidado mejor”. En el 1900 la expectativa de vida en los hombres era de 46.3 años y la de la mujer de 48.3 años la cual ha cambiado considerablemente a través de los años y en el 2004 se determinó que la del hombre es de 75.2 años y la de la mujer es de 80.4 años, combinados hacen un promedio de 78.1 años. Desafortunadamente es 5 años menos en las minorías. El aumento en esta expectativa ocasiona mayores consecuencias en las diferencias entre el hombre y la mujer, inclusive en Rusia la mujer vive 13 años más que el hombre debido a que los hombres son empleados en ocupaciones peligrosas (fábricas, milicia, etc.). Además los hombres generalmente fuman y beben más que las mujeres y son asesinados más frecuentemente. Cabe mencionar que son muy frecuentes las muertes de los hombres durante la infancia.

Actualmente Andorra, San Marino y Singapore conjuntamente con Japón tienen la expectativa de vida más alta (83.5, 82.1, 8.6, y 81.15) incluyendo los países industrializados que es de un 80.2 haciendo un promedio de 64.3 en todos los países y los Estados Unidos hace el 45 en la lista de 193 países. Hay que recalcar que las enfermedades crónicas también afectan la expectativa de vida.

Como dato estadístico interesante, las mujeres casadas no viven más que las solteras y los hombres casados mueren generalmente dos años antes que el promedio de los solteros.

Debemos mantener un peso ideal y mantenernos físicamente activos a través de nuestras vidas. La llave de una buena salud incluye estar bendecidos por una familia que nos apoya y nos permite desarrollarnos como individuos productivos y felices por eso las personas con enfermedades mentales viven menos años. Además debemos comer moderadamente ya que el exceso puede causar problemas esofágicos como el reflujo (agruras o acidez). Otra llave es no estar sobrepeso ya que la obesidad reduce la longevidad al aumentar los problemas de diabetes, coágulos sanguíneos, insuficiencia pulmonar, apnea del sueño, varios tipos de cáncer, depresión, infecciones múltiples y presión arterial entre otras. Se puede mantener el índice de masa corporal levemente sobre lo ideal. Coma una variedad de comidas; la moderación y la variedad es importante.

Algunas estrategias para la pérdida del peso incluyen: cortar o controlar las porciones, mantener un conocimiento básico de las calorías que ingiere y las que quema, balancear la dieta, evitar el consumo de las comidas refinadas ya que desafortunadamente son las opciones más baratas.

Las pastillas para la dieta incluyen tres variantes: los agentes anoréxicos, los estimulantes del metabolismo y los disuasivos de la ingestión. Los agentes anoréxicos hacen que pierda peso estimulando las áreas del cerebro relacionadas con la saciedad. Esto puede ser un efecto secundario de estos agentes aunque originalmente no fueron diseñados para este propósito. También incluyen las anfetaminas ya sean recetadas o ilegales, la sibutramina (Meridia), el fentermina (Adipex-P), el fenfluramina (Pondimin), el fenilpropanolamina (Accutrim, PPA) conocido también como la norefedrina y oxianfetamina. Varias de ellas con efectos secundarios alarmantes desde hipertensión pulmonar hasta el aumento de derrames hemorrágicos en mujeres jóvenes. Los aceleradores del metabolismo incluyen los productos para la tiroides, la cafeína, los agentes adrenérgicos (descongestionantes a altas dosis, Ephedra, etc.); todos son peligrosos e ineficaces, aléjese de ellos. En cuanto a los disuasivos de la ingestión está el Orlistat (Xenical, Alli) el cual bloquea la absorción de la grasa en el intestino ocasionando su mayor efecto que es la diarrea cuando come grasa. Otros medicamentos incluyen los diuréticos siendo extremadamente peligrosos.

En conclusión, todos estos agentes producen cierta pérdida de peso. En el caso de las anfetaminas es más permanente, los otros producen que gane de peso posteriormente y otros tienen muchos riesgos muy significativos.

Hay que desarrollar una mejor estrategia, como por ejemplo: dieta y ejercicio aunque es simple a veces no es fácil. El secreto es hacerlo despacio y fijo ya que no se puede perder peso sólo con uno, es necesario hacer la dieta y el ejercicio junto. ¡Manténgase activo físicamente! Según un reporte de la Clínica Cooper, las personas que están sobrepeso y se mantienen  activas físicamente viven más que las de peso normal y no hacen ejercicio.

Cuando hacemos ejercicios debemos tener en mente dos metas: el control de peso y la condición física. La última conlleva perseverancia, velocidad, progreso y balance. El control de peso sólo requiere que usted lo haga, teniendo en cuenta las calorías que ingiere y las que quema. Es difícil perder peso haciendo ejercicio solamente; hay que reducir las calorías. Al principio las personas mantienen el peso, pero cambian la composición de cuerpo. Los ejercicios pueden incluir aeróbicos, conocidos como cardio (aumentan el latido cardiaco) y anaeróbicos (los de fuerza como las pesas).

Los ejercicios aeróbicos envuelven el movimiento de su cuerpo de un lugar a  otro incluyendo la máquina trotadora (treadmill). Aumentan el latido cardiaco y la respiración por períodos prolongados. Los ejercicios para fortalecer incluyen poner tensión y resistencia a un grupo de músculos con más repetición resultando en menos peso pero mejor tono muscular. Menos repeticiones equivalen a más peso y por consiguiente, más masa corporal magra. Ayudan a la pérdida de peso cuando la reducción de grasa es sustituida por músculo que va necesitando las calorías.

El control de la tensión o estrés es muy importante. El estrés está en todas partes, es parte de nuestras vidas y también tiene implicaciones positivas, pero no debe controlarnos. Duerma bien ya que la falta de sueño está asociada con presión arterial alta, tensión, reflujo, depresión y problemas cardiacos. Mantenga la presión arterial normal, hágase chequeos médicos regularmente y no consuma mucha sal. Organice su vida, programe ciertas cosas, divida sus quehaceres, no se preocupe por muchas cosas, al contrario, pase más tiempo afuera. Haga ejercicios, no necesariamente en forma extenuante, también pase unos 15 minutos diarios haciendo cosas que no le causen estrés o que disfrute y evalúe el progreso. Inclusive invite a alguien a que lo acompañe mientras hace algunos de los quehaceres o algo que le guste. Prográmelos y disfrute de no hacer nada, haga meditación o yoga, además también puede programar tiempo para preocuparse y evaluar la situación.

¡Es sumamente importante mantener sus visitas médicas! Visite a su médico para que le chequeen la presión, el peso, la diabetes, programe una colonoscopía, vacúnese para la pulmonía, flu, tétano, etc. En cuanto a las mujeres el examen clínico del seno y en los hombres la revisión de la próstata. Consulte con su médico el uso de suplementos vitamínicos y medicinas alternativas.